Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 3 de septiembre de 2016

A de Angustia.

El trabajo que os he mostrado en mi anterior entrada data del año 2001, como éste. En mi viejo disco duro estaba grabado como "b de basura" y este otro como "a de angustia". No sé. Me ha parecido curioso comentarlo, quizá no tanto por que os pueda parecer interesante sino por no olivdarlo yo mismo.
Ahí os lo dejo. Un dibujo hecho directamente con la tableta Wacom que aún uso.

miércoles, 10 de agosto de 2016

¡Obstáculo impertinente!

Si algo me ha flipado en esta vida además de los cómics, el cine y el rol y los wargames, ha sido la música roquera de Leño y Rosendo.
Hace unos 16 años dibujé esto y hoy lo he encontrado por ahí para vuestro disfrute.

viernes, 15 de julio de 2016

"Stranger Things" (The Duffer Brothers, 2016). Cosas más extrañas se han visto.



Saludos, gente, y gracias por acercaros de nuevo al Vertedero en el Sótano. Poneos todo lo cómodos y cómodas que podáis porque os voy a hablar un ratito de la serie de Netflix “Stranger Things”.



Este 15 de julio de 2016, ha visto la luz, creada por los hermanos Matt y Ross Duffer, quienes ya contaban en su haber con un par de películas y algún episodio de Wayward Pines. Admito que por mi parte, primera noticia de esta gente.

El estreno ha sido como acostumbra últimamente a hacerlo Netflix con sus productos originales: presenta toda la temporada de golpe y porrazo. De este modo, ayer ya teníamos a nuestra disposición los 8 episodios que juntos dan lugar a la primera temporada.

Y yo, que no tengo vida, claro, si no, no tendría un blog ni grabaría audios, me los he visto todos de una sentada para poder comentarlos y compartir mis opiniones con vosotros y vosotras.

Pero no soy el único, que conste: A estas alturas las redes ya están inundadas de comentarios y críticas y sus fans ya son legión.

Una de mis páginas de referencia en Internet es IMDB. Las otras son la Wikipedia en inglés y alguna otra que no mencionaré por pudor. Y en la Internet Movie Data Base alardea ya de una calificación de más de un 9 sobre 10. Es pronto para ver si se codeará con Los Soprano, The Wire o Breaking Bad, pero sus comienzos son halagüeños.

Y no es para menos, la serie cuenta con grandes atractivos que la hacen merecedora de tantos honores.



El primero de estos elementos, ya se intuía en los carteles y vídeos promocionales: la serie está ambientada en los 80, pero en los 80 televisivos y cinematográficos. En cuanto veáis los primeros 15 minutos sabréis a qué me refiero. La estética, música, personajes… la propia historia en sí.

Esta ambientación se lleva un paso más allá y podremos apreciar cuando aparece el título de cada episodio cómo aplican un efecto para que parezca que estamos viendo un video casete.

El elenco resulta atractivo también. Recupera a Winona Ryder de Bitelchús y Eduardo Manostijeras y nos trae de nuevo a Matthew Modine, de la Chaqueta Metálica y de la última de las películas de Batman dirigidas por Nolan. Además, cuenta con un buen puñado de muchachos y muchachas de lo más tierno y entrañable.

La historia, qué duda cabe, es el tercer elemento que ha seducido a la audiencia. La misteriosa desaparición de un niño y la repentina aparición de una extraña chica. Un comienzo concebido para dejar clavada a la gente en el asiento.

Ambientación ochentera, actores y actrices carismáticos y una historia cargada de misterio.

A mí personalmente, esta serie me ha gustado. Fundamentalmente los bellos paisajes del estado de Georgia, donde también se rueda, por cierto, The Walking Dead; y la música. Tanto los temas de la época, que acompaña a ciertas escenas, como la banda sonora, que me trae ecos de película de videoclub y de tardes en el cine con los amigos.

Pero el resto… Francamente, no. Aunque he disfrutado, sí, la ambientación y las referencias a la cultura ochentera, no lo veo como para sostener toda la serie. Tenía la sensación de estar viendo una amalgama de Los Goonies, E.T. y El club de los cinco.

La historia… Quizá he visto demasiadas series de televisión y leído demasiados cómics y novelas de ciencia ficción, pero no la considero nada del otro jueves. Sin destriparos demasiado, la temática incluso me ha recordado a Twin Peaks ¿cómo lo veis? Recibirá un “no premio” al que en los comentarios sepa por qué lo digo.



Y los personajes demasiado predecibles, arquetípicos y planos. Que no es intrínsecamente malo, pero si no sumanos a una historia que me parecía de lo más corrientucha… Total, que ha hecho que no me llegue demasiado esta serie.

Será una serie de culto, qué duda cabe, y que encima llegará al gran público. Una curiosa combinación. Pero no está entre mis favoritas.

Pero ¡hey! ¡Digo lo de siempre! ¡Sus creadores seguramente viven en una mansión en Los Ángeles y yo estoy grabando audios encerrado en mi cueva!.

Pues eso, que gracias por llegar hasta aquí. Espero vuestros comentarios.


Ya me diréis.



BONUS TRACK:

Nada, oye, que si no tenéis a nadie con quién ver la nueva serie de Netflix "Stranger Things", si escucháis estos audio será como si la estuvieráis viendo con un colega muy, muy pesado, que no se calla.

miércoles, 13 de julio de 2016

Reseña del cómic: "El club de la lucha 2" (Palahniuk, Stewart, 2015)

Pedazo de novedad que tenemos hoy. Nada más y nada menos que el cómic “El club de la Lucha 2” asombrosamente con un guión firmado por el propio Chuck Palahniuk.



Muy desconectado hay que estar para no imaginarse en seguida que se trata de la continuación de la novela que, precisamente, escribió Palahniuk en 1996 y que nos llegó a España con el título “El club de lucha”, pero sobre todo, yo creo que lo que nos sonará más, es que en 1999 David Fincher adaptó esta historia al cine con Helena Bonhan-Carter, Brad Pitt y Edward Norton.

Así es, gente, “El Club de la Lucha 2” en forma de cómic y escrito por el autor original.

La editorial “Reservoir Books” ha lanzado al mercado español un tomo, en tapa dura, que reúne los 10 cómics que se publicaron entre mayo de 2015 y marzo de este año en Estados Unidos. El precio que marca es de 21,90€, que me parece muy razonable dada la calidad de la edición y el número de páginas, la verdad.
Además, incluye al final el ejemplar especial que se imprimió para el día del cómic gratis en Estados Unidos del año pasado. Este día, que se está empezando a implantar en España, es un día en el que las librerías regalan, porque sí, un cómic a aquel que les visite.

Pero volvamos al tema.
Como ya he dicho varias veces, permitidme que insista, el guión está escrito por Chuck Palahniuk quien, además, se permite el lujo de introducirse como un personaje más de la historia.

El dibujo es de Cameron Stewart, un dibujante canadiense, muy muy correcto, quien ha trabajado tanto para Marvel como para DC y que ganó un premio Shuster y un premio Eisner por su obra digital “sin título”, así, en español, en los años 2009 y 2010.

Como añadido, las portadas estás realizadas por el genial ilustrador David Mack quien, si no estáis muy puestos en el mundo del cómic, quizá os suene más por haber hecho los títulos de créditos de la famosa serie de televisión “Jessica Jones”. En esta edición española estas portadas están incluidas como ilustraciones que abren cada capítulo, no como portadas con su título, numeración, código de barras, etc, en sí.

Cabe destacar que cada número tuvo una versión con una portada alternativa dibujada, entre otros, por el propio Stewart o Lee Bermejo, pero que no se han incluido en esta edición de Reservoir Book. A ver si para la reedición, por favor, porque estas portadas alternativas, sin desmerecer el trabajo de Mack, son impresionantes.

Bueno ¿qué decir, así a rasgos generales del cómic, sin destriparos mucho?
Pues que introducen elementos de la novela pero gráficamente sobre todo se basa en la película. Se sitúa 10 años después del final de la anterior historia y Palahniuk y Stewart han querido, de alguna manera, plasmar el impresionante impacto visual que producía la película con elementos metalingüísticos  y estilísticos que… bueno… cómo os explicaría yo. Por poner sólo un ejemplo: Hay elementos de la historia, como pastillas, que de cuando en cuando, se esparcen por toda la página simulando un efecto tridimensional que incluso llega a tapar la acción que transcurre en las viñetas. Ya, que no se entiende. Pero esto es como cuando vas a alquilar un piso: Mejor ver.

A mí personalmente, me ha satisfecho, salvo por el hecho de no incluir las portadas alternativas. Alguna pega había que poner. No creo, ni creo que lo espere nadie, la verdad, titulándose “El Club de la Lucha 2”, que sea un cómic que vaya a gustar a quien no conozca la obra y no sea un fan de ella. Y aunque creo que hay cosas que los autores han dejado sin explorar, ya se anda diciendo por Internet que se está gestando una tercera parte, también en cómic. Así que quizá ahí podamos ver ciertas cosas más desarrolladas.

Pues nada, esto es todo por mi parte. Ya sabéis, si os gusta la obra de Palahniuk o la gran película de Fincher, no dudéis en echar un vistazo a este cómic: “El club de la lucha 2” de la editorial Reservoir Books. Yo creo que os gustará.

Ya me diréis.

sábado, 30 de abril de 2016

Reglas experimentales de escenarios en Mordheim.

EDITADO EL 3 DE MAYO. Corrijo erratas de las cartas y del texto y añado tres cartas más.
 
Pues los colegas nos estamos currando unas reglas opcionales para jugar partidas sencillas y rápidas de preparar. Se basa en un sistema de cartas que indican la misión que has de cumplir y cartas que alteran la partida o la fase de exploración y heridas.

Os lo explico ahora y ya me decís.

En primer lugar, aclaro que en mi grupo cuando hablamos de "guerreros" nos referimos a miniaturas que no sean animales (mastines de guerra, caballos, ratas gigantes, garrapatos...).


ELEMENTOS DE ESCENOGRAFÍA:
Antes de nada, ambos jugadores han de acordar qué elemento será “la posición más elevado del tablero” (lo suyo sería que fuera un edificio, pero…) y qué tres elementos serán los tres “enclaves importantes” (ídem).
Además, se tirará 1d3+1 que indicará el número de marcadores de piedra bruja que pueden desplegarse, como un elemento de escenografía más, teniendo en cuenta que éstos han de estar al menos a 25 cm de cualquier borde de la mesa y al menos separados 15 cm entre sí.
Luego, por turnos, desplegaran la escenografía en una superficie de 120x120 cm, hasta que estén satisfechos. Es obligatorio que la “la posición más elevado del tablero”, los tres “enclaves importantes” y todos los marcadores de piedra bruja, hayan sido desplegados.
  • CONOCE TU DESTINO:
Entonces, cada jugador roba una carta de Destino. Lo suyo sería tener dos mazos iguales y que cada jugador robará de allí una carta. Ésta indicará qué misión ha de cumplir y qué ganancia de experiencia obtendrá. Al margen de lo que ponga, cada miniatura ganará un punto: a) Si sobrevive. B) Si es el líder de la banda que gane. C) si es un héroe, por cada miniatura enemiga que deje fuera de combate.




Dado que cada jugador roba una carta de un mazo distinto de 20 cartas, nos da una cantidad de 400 combinaciones. 210 netas, si ignoramos a qué jugador le toque cada carta.

Cabe destacar que esta carta ha de permanecer oculta al rival toda la partida. Puedes enseñarla en cualquier momento. Si se cumplen las condiciones, ganas la partida. Si no, se sigue normalmente, pero habrás desvelado tus planes.

DESPLIEGUE:
Tras esto, cada jugador tira 1d6. El que obtenga un resultado mayor, elige lado de la mesa y despliega su banda a 20 cm o menos del borde. El rival, hará lo propio en el lado opuesto.

  • LA FATALIDAD:
Tras desplegar, cada jugador roba, del mismo mazo, una carta de Fatalidad.



Teniendo en cuenta que dos jugadores roban del mismo mazo, nos sale un total de 380 combinaciones. Teniendo en cuanta las 400 posibilidades del "Destino", tenemos la friolera de 152.000 posibilidades. Si ignoramos qué jugador coge qué carta, las combinaciones son sólo 190, que teniendo en cuenta las 210 de "Destino" nos dan 39.900 combinaciones posibles. Que tampoco está mal ¿no?

Éstas tienen dos efectos. El que se describe en cursiva altera la partida. El que está escrito en Arial, modifica la fase de exploración o la fase de heridas. O escoges uno, o escoges otro. Pero estás obligado a usar la carta.

INICIO:
Cada jugador tira 1D6. El que obtenga el resultado mayor, elige quién mueve en primer lugar.

DURANTE LA PARTIDA:
Cualquier miniatura que no sea animal, puede recoger un marcador de piedra bruja si está en contacto peana con peana con él. Retira entonces el marcador. Si la miniatura queda fuera de combate, vuelve a colocarlo donde cayó ésta. Al acabar la partida, independientemente de quién gane, puedes añadir a tu tesoro tantos fragmentos como marcadores tuvieras en tu poder. Ganarás experiencia por ello sólo si lo indica tu carta de Destino.
Así mismo, las miniaturas que no sean animales, al entrar a un edificio fuera de cualquier zona de despliegue, puede escoger “registrarlo” si no lo ha hecho otra miniatura (amiga o enemiga) antes.
Tira entonces 2d6.
Con un resultado de 2: Coloca una miniatura de bestia en el suelo, en el centro del edificio. Puede ser una rata ogro, un troll, un asesino Eversor que ha quedado atrapado en este mundo primitivo, un demonio  Eso ya lo dejo a elección de cada grupo. Esta bestia siempre atacará a la miniatura que tenga más cerca. Sólo proporciona 1 punto de experiencia al héroe que la mata, a no ser que tu carta de destino indique otra cosa.
Con un resultado de 12: Aparece un tesoro. Sigue las reglas de la página 131 del libro básico. Puedes tirar para ver qué te ha proporcionado el tesoro si logras sacarlo por tu lado de la mesa según indican las reglas de la misma página.  Si no se logra sacar el cofre, se lo quedará la banda que gane. No se obtiene experiencia a no ser que lo indique tu carta de destino.

Cuando sólo quede un edificio fuera de las zonas de despliegue sin registrar, el tesoro y la bestia, aparecerán en él tan pronto ocmo una miniatura que no sea animal entre en él si no han salido antes.


Y esto es todo. Yo creo que ya está. Pues eso, ya nos diréis a ver.

domingo, 14 de febrero de 2016

¡Feliz día de San Valentín! "Where Time Stood Still" (Denton Designs, 1988)


Hoy es el día de los enamorados, y aprovecho para traer a vuestra memoria una de las mejores parejas de enamorados de la historia de los videojuegos: Gloria y Dirk del mítico Where Time Stood Still (Denton Designs, 1988). Yo era un tierno infante pero ya me asombraba de este juego que "la chica" no era alguien a quien hubiera que rescatar. Muy al contrario, era la más fuerte y resistente, la que tiraba del grupo. Su prometido, Dirk, era experto en lenguas y le necesitabas para poder entenderte con las tribus indígenas. Pero sobre todo lo que me sobrecogía, es que si Gloria moría, Dirk se volvía prácticamente incontrolable, dejaba de responder a los controles, y podía llegar a suicidarse. Si, por el contrario, era Dirk quien moría, Gloria se quedaba junto a él y ya no podías controlarla más. No eran indispensables para pasarte el juego. Tampoco lo era Clive, padre de Gloria, que estaba todo el rato cansado y retrasando al grupo, pero que podía comerciar con los indígenas. El protagonista absoluto era Jarret, el piloto. Pero la pareja era mi favorita.
Un juegazo.
Qué mayores nos hacemos.
Feliz San Valentín.

domingo, 31 de enero de 2016

Stan Lee crea "Lucky Man" una serie británica de televisión.

Este 22 de enero se estrenó la serie Stan Lee’s Lucky Man. ¿Cuál es su principal atractivo? La idea original de la serie es de Stan “The Man” Lee, creador de cómics como Spider-Man, Hulk y los X-Men.


Como veis, la introducción de la serie deja entrever cierta relación con el mundo del cómic. Pero salvo eso, y el nombre de Stan Lee, claro, ahí se acaba toda relación con éste.

Porque,  aunque la serie cuenta con Stan Lee como genio creativo y productor, no es ése el único atractivo a su favor.

Por un lado, tenemos como protagonista a la ciudad de Londres, que se nos muestra luminosa y llena de vida, mientras la serie nos hace recorrer sus barrios más modernos e imponentes a la vez que los bajos fondos más sucios y sórdidos. Muy distinta a la ciudad de Londres neblinosa y decadente que, al menos yo, acostumbro a ver en otras producciones.

Por otro, un reparto con figuras como James Nesbitt, interpretando a Harry, un detective de policía que acaba de contraer una importante deuda debido a sus problemas con el juego; Sienna Guillory, que da vida una misteriosa motorista que entrega a Harry un brazalete capaz de inclinar la suerte a favor de quien lo porta; y Joseph Gatt, que aparece como una velada y latente amenaza para el protagonista.

Otro aliciente, es el misterio del brazalete. No temas mucho destripe, pero si  prefieres no saber nada más acerca de la trama, deja de leer, apaga el ordenador, el móvil o lo que sea  y enciérrate en una cueva. ¿Todavía aquí? Bien, pues allá vamos: Harry no es a quien iba destinado el brazalete y eso le puede acarrear muchos problemas. Además, da suerte a quien lo lleva, sí, pero a la vez causa la desgracia a quien le rodea. Cada vez que la suerte sonría a Harry, algo malo sucederá a alguien a quien conozca. “Todo gran poder conlleva una gran responsabilidad“, ¿verdad, Stan?


En estos dos primeros episodios, la serie promete tener tintes policíacos a la vez que un fuerte componente de misterio, intriga y fantasía. Podría terminar desenvolviéndose como una serie donde Harry va resolviendo diferentes casos en su faceta de detective a la par que la trama del brazalete se va desarrollando. A pesar de que el título, Lucky Man, evoca vagamente a nombre superheroico, no creo que la serie tire por el tema de los superhéroes. Pero, bueno, oye, que con dos episodios yo qué sé. Es una conjetura.


A mí, al margen de que fuera el nombre de Stan Lee lo que me atrajera en un principio, esta serie ya ha logrado que esté atento un rato más, a ver qué tal.


No me ha entusiasmado poderosamente, bien es cierto. Stan Lee fue rompedor hace varias décadas. Y sigue teniendo buenas ideas, a tenor de los cómics suyos que me he leído los últimos 20 años, pero no dejan de tener un corte clasicote.

No sé que me pasa últimamente, que no encuentro una serie que me apasione. Pero ésta sí que parece tener de momento el potencial para tenernos pendientes.


¡Ah! Y sí, Stan Lee hace un cameo.