Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

lunes, 25 de febrero de 2013

El huargo en la palabra IV: Ultracorrección.

Todos cometemos errores cuando hablamos y escribimos. Está claro. Todos.

Pueden ser debidos a falta de concentración... a desconocimiento... a torpeza al mecanografiar... Pero hay un tipo especial de error que me encanta y que no disculpo jamás: El que se comete porque te crees muy inteligente.

Académicamente esto se conoce como ultracorrección y se define como la aplicación de normas gramaticales y ortográficas en usos que no le corresponden.

Y es que hay gente por ejemplo que escribe o dice idiosincracia. Está claro que si utilizas esa palabra es porque te las quieres dar de persona culta, pero no, coleguilla: Se dice idiosincrasia.

Ejemplos más comunes son los de la gente que por hacerse la fina, dicen bacalado o cola-cado en lugar de bacalao o cola-cao.

Pero hay más errores de este tipo:

He visto a profesores de primaria escibir antigüo... Porque usar diéresis es importante ¡pero no tanto, oyes!

¿Y quién no ha visto escrita así la palabra exámen? Claro, como exámenes lleva tilde, el singular a la fuerza también...

Pasa mucho también que para dárnoslas de que sabemos escribir acentuamos ésto o éso porque claro, es un pronombre y los pronombres llevan tilde para distinguirlos de los determinantes... ¡Y no tenemos en cuenta que ni esto ni eso funcionan jamás como determinantes!

En los telediarios se oye frecuentemente que usan se autoinmoló o autoinmolarse. Claro. Yo me autolavo y me autopeino todas las mañanas, pero está mal dicho. Bueno, en este caso me autopeino está doblemente mal dicho porque además estoy calvo. Pero el tema es que si ya se incluye la partícula se para reflejar que es pronominal, no hace falta que uses el auto, salvo para no llegar tarde al trabajo.

Todo ello son ejemplos de querer expresarse mejor que nadie aplicando reglas gramaticales pero muy de aquella manera.

Y venía yo cargado de más ejemplos, francamente, pero se me han olvidado por el camino... Ya iré actualizando con más ejemplos que se me ocurran.

Hasta la próxima entrega. Que seguramente versará sobre el uso de latinismos. O no. ¡Ah! ¡El misterio!

7 comentarios:

Al Marqz dijo...

Pues he quedado ultradescorregido con tan precisas antianomalías... :D que yo uso acentos en los pronombres para distinguir de los adjetivos pero hay algún autor que acentúa la palabra mas, jejee Saludos.

PTB

El Vertedero en el Sótano dijo...

@Al Marquz ¡Gracias por tus comentario! Espero que escribas con tiento y, en cualquier caso, que si cometes algún fallo, no sea por querer parecer más que nada ni nadie. ¡Un afectuoso saludo!

usr dijo...

No voy a buscar dentro del blog, pero seguro que tildes en "eso" o "esto" se me han colado alguna vez.

Y no, no lo hago para dármelas de listo sino mas bien para no repetir palabras.

Ala, ya puedes autovolverte (toma ya, te he superado: triplemente mal, ¡chincha!) al vertedero a zurrir mierdas con un látigö antiguö.

usr dijo...

Ya, ese más llevaba tilde.

El Vertedero en el Sótano dijo...

@usr, bien sencillo lo de "eso" y "esto": Los pronombres demostrativos que acaben en "o" no llevan tilde NUNCA. Los demás, siempre.

Y no te flageles por tener faltas. Yo tengo muchas. Aunque, ya puestos, el ala de tu comentario va con h.

¡Haber si nos bemos hamygo!

usr dijo...

¡Hala, pues no lo sabía o no lo recordaba!

Por cierto, venía más a cuento "látiguo antigüo" que "látigö antiguö".

A ver si puedes hacer esto (no vale copiar y pegar): ẃŕýṕśǵḱĺźǘńḿ.
:-p

Anónimo dijo...

La ultracorrección no se debe únicamente a que la gente se crea muy lista. Hay otros procesos en juego. Karra